Overclocking de procesadores: riesgos, recompensas y consejos

El overclocking ha sido durante décadas la marca distintiva de los entusiastas de la PC. Aunque los avances en hardware informático han ofrecido un rendimiento inmenso, la idea de exprimir al máximo el rendimiento de tu CPU sigue siendo atractiva. Pero, en 2021, ¿deberías hacer overclock a tu CPU?

Los saltos en poder de computación también han traído más herramientas para hacer overclock de manera segura, e incluso los procesadores modernos se overclockean hasta cierto punto. En esta tutorial, vamos a cubrir qué es el overclocking, los riesgos y recompensas asociados, y si las ganancias de rendimiento valen el esfuerzo. Antes de adentrarnos, también puedes echar un vistazo a estas otras tutorials útiles: Cómo hacer overclock a tu monitor, cómo hacer overclock a tu RAM.

Índice

¿Qué es el overclocking?

El overclocking se refiere a aumentar la velocidad de reloj de tu procesador más allá de su límite nominal. La velocidad de reloj es la cantidad de ciclos que tu CPU puede completar en un segundo, y se mide en hercios. Por ejemplo, un procesador de 4GHz puede completar 4 mil millones de ciclos de reloj por segundo.

Aunque la velocidad de reloj no muestra directamente cuántas instrucciones está ejecutando tu CPU, te da una idea del número relativo de instrucciones. En igualdad de condiciones, un procesador de 4GHz puede completar más instrucciones que uno de 5GHz, por ejemplo. Sin embargo, debido a cosas como la arquitectura del procesador, su antigüedad y el fabricante, eso no siempre es el caso, pero es una buena regla general y simplifica el propósito del overclocking. Puedes hacer overclock para lograr velocidades de reloj más altas, lo que a su vez permite que tu procesador complete más instrucciones por segundo.

El overclocking generalmente implica el procesador principal, aunque también puedes hacer overclock a una GPU discreta para obtener un impulso en el procesamiento de gráficos. No hay una regla única sobre cuán rápido puedes acelerar un procesador, y cada proyecto de overclocking produce resultados diferentes. Esto hace que la decisión de hacer overclock sea bastante difícil.

¿Vale la pena hacer overclocking? Sí y no.

¿Necesitas hacer overclocking?

Hacer overclocking puede llevar tiempo y ser costoso, especialmente si tienes poca experiencia en el ajuste de componentes de PC. Además de cambiar el multiplicador, es posible que debas modificar la configuración de voltaje, las velocidades de rotación del ventilador y otros fundamentos importantes y frágiles.

Entonces, cuando te enfrentas a esto, ¿necesitas hacer overclocking?

Como la mayoría de las cosas, depende. Jugar es una gran razón para hacer overclocking, y dependiendo del juego, puede marcar una gran diferencia. En los juegos, se sabe que la CPU maneja la IA y los PNJ, lo que hace que un procesador rápido sea clave para títulos de estrategia en tiempo real como Civilization VI y juegos de simulación como Hitman

Sin embargo, tu CPU maneja más que la IA. Los núcleos libres a menudo se utilizan para procesar simulaciones, desde la ropa hasta las explosiones, e incluso algunos juegos externalizan el procesamiento de audio en la CPU. Esta división del trabajo se está volviendo cada vez más común, especialmente a medida que aumenta el número de núcleos en los procesadores de consumo.

En juegos intensivos en CPU como Hitman 3, el overclocking puede marcar una gran diferencia, pero eso no significa que siempre lo haga. Los mayores beneficios en los juegos se ven a resoluciones más bajas, donde la GPU no se ve tan exigida. A medida que las resoluciones aumentan, los juegos se vuelven limitados por la GPU y muestran pocos beneficios de rendimiento por el overclocking. Del mismo modo, los juegos que favorecen más núcleos que núcleos más rápidos, como Cyberpunk 2077, muestran menos mejoras con una CPU overclockeada.

Además de los juegos, el overclocking puede mejorar el rendimiento en aplicaciones de modelado 3D, edición de video y edición de imágenes, por nombrar algunas. Básicamente, cualquier aplicación que demande mucho de tu CPU se beneficiará, aunque sea ligeramente, de un overclock.

Al igual que en los juegos, se aplican las mismas reglas a otras aplicaciones. Cierto software prefiere más núcleos que núcleos más rápidos, por lo que los resultados pueden variar de una aplicación a otra.

Con tanta variabilidad, es fácil cuestionarse si el overclocking realmente vale la pena. Y para muchos, no lo es. Un overclock moderado, uno que puedas usar todos los días sin problemas, mejorará el rendimiento de tu PC en general, pero es posible que no valga la pena el esfuerzo. Con componentes de alta gama, los overclocks moderados producen mejoras marginales en la mayoría de los casos.

Pero, es básicamente rendimiento gratuito. Si tienes un procesador que puede correr un 5% más rápido, es mejor aprovechar ese poder adicional. Además, si juegas muchos juegos intensivos en CPU o usas aplicaciones como HandBrake, el overclocking puede darte un aumento significativo de rendimiento, incluso con configuraciones moderadas.

No necesitas hacer overclocking, pero si estás ejecutando aplicaciones que se benefician de ello, no hay razón para dejar el rendimiento adicional en la mesa. Sin embargo, no debes exagerar. El overclocking extremo puede acortar la vida útil de tus componentes y disminuir la estabilidad del sistema.

También puede anular tu garantía. Algunos fabricantes, como EVGA, cubren el overclocking bajo la garantía estándar. Otros, como Intel, ofrecen planes de protección opcionales que cubren el overclocking. No queremos sonar alarmistas, ya que el overclocking moderado realmente no es tan aterrador, pero ten en cuenta que probablemente anulará cualquier garantía que tengas.

¿De qué velocidad estamos hablando?

Los procesadores modernos se overclockean a sí mismos. Intel y AMD especifican las velocidades de reloj de sus CPUs para que operen dentro de un rango, desde el reloj base hasta el reloj de aumento. El overclocking casero empuja a los procesadores más allá de sus especificaciones, por lo que el límite realmente lo pones tú en cuanto a cuán rápido puedes hacer que funcione tu CPU.

Bajo circunstancias ideales, claro está. El calor es el enemigo, y a medida que aumentas la velocidad de reloj, tu CPU se calentará. Existe una conexión directa entre cuán fresca puedes mantener tu CPU y hasta dónde puedes llevar el overclock. Empujar un Threadripper 3990X de 9GHz a 5GHz es posible para un overclocker que use una configuración dedicada y enfríe el procesador con nitrógeno líquido. Los resultados con un chip de consumo dentro de una caja con un refrigerador de fábrica serán, digamos, más razonables.

Cada procesador es un poco diferente, por lo que no hay una regla estricta para cuán lejos puedes llevar el tuyo. Sin embargo, las mejoras deben ser marginales si planeas usar el overclock todos los días. En la mayoría de los casos, eso generalmente significa entre 100Hz y 300Hz más rápido con una refrigeración adecuada. ¿No estás seguro de cuál es el mejor CPU? Consulta nuestra tutorial de AMD vs. Intel.

¿Qué necesito?

¿Qué tipo de overclocking quieres intentar? ¿Qué tan profundo estás dispuesto a ir? Aquí hay algunas herramientas importantes para que puedas juzgar el nivel de trabajo por ti mismo.

  • La computadora o CPU adecuada: Debes invertir en una CPU, como una de la serie K de Intel o cualquiera de los últimos procesadores Ryzen de AMD, que admita overclocking. También es importante contar con una placa base compatible con overclocking, así que no te fíes solo del procesador. Los últimos CPUs y placas base amigables con el overclocking a menudo vienen con software que reemplaza algunas de las herramientas mencionadas a continuación. Por último, si estás comprando una PC preconstruida, verifica las especificaciones del sistema antes de asumir que admite overclocking.
  • Software de visualización de datos: Programas como CPU-Z te permiten ver la velocidad de reloj, el uso de voltaje y otros factores de seguimiento importantes. Descargar una de estas herramientas facilitará mucho el proyecto mientras haces ajustes.
  • Software de prueba de estrés: Debes hacer pruebas de estrés para asegurarte de que tu procesador overclockeado sea estable y seguro. Prime95, LinX y AIDA64 pueden ayudar, aunque algunos overclockers prefieren ejecutar más de un programa y comparar los resultados. Las aplicaciones como RealTemp también son útiles para rastrear las temperaturas del procesador.
  • Un disipador de calor/unidad de refrigerante: Para overclocking serio, necesitarás un mejor sistema de refrigeración instalado en tu PC. Esto puede ser un disipador de calor más grande para el procesador y ventiladores adicionales para la caja.
  • Una computadora portátil o un teléfono inteligente: Estos son imprescindibles para consultar tutorials o ver videos instructivos mientras te adentras en el overclocking por primera vez.

¿Cuánto tiempo llevará?

Más importante aún, el proceso de overclocking depende de cuánto tiempo estés dispuesto a dedicar para hacerlo correctamente. Puedes hacer un procedimiento de overclock rápido y precario simplemente descargando el software adecuado y cambiando algunos ajustes. Sin embargo, esto puede causar más problemas de los que vale la pena.

Un overclock adecuado y seguro requiere investigación previa. Es posible que incluso necesites pedir piezas adicionales, como un disipador de calor más grande.

Después de la preparación adecuada, comienza a implementar pruebas básicas, descarga la prueba de estrés adecuada y realiza las alteraciones de la CPU; estos son pasos relativamente rápidos que pueden llevar solo una hora. Ejecutar la prueba de estrés, que debes hacer después de cada alteración, puede llevar algunas horas, ya que monitorea la temperatura y la actividad para garantizar la estabilidad.

El objetivo no es obtener cualquier overclock, sino un overclock estable. Es un proceso, y es probable que pases varios días ajustando todo. El objetivo es obtener un overclock estable y, a partir de ahí, aumentar el componente si lo deseas/puedes. Para algunos, un overclock moderado es un proyecto que no lleva más de unas pocas horas. Para otros, puede llevar varias sesiones a lo largo de semanas o meses.

Alternativamente, si tienes un CPU de AMD, puedes optar por utilizar una herramienta de overclocking automatizada como 1usmus Clock Tuner, para reducir significativamente el tiempo de overclocking.

Se trata de cuán profundo quieres llegar. Aunque la investigación y la planificación son esenciales para todos, no es necesario seguir empujando tu procesador después de haber logrado un overclock estable.

Conclusión: ¿Hacer overclocking o no?

Hacer overclocking es considerablemente menos riesgoso de lo que solía ser. Sin embargo, requiere un conocimiento sustancial y mucha paciencia, y tampoco es una ciencia exacta. Los resultados pueden variar ampliamente según tu nivel de habilidad, los materiales y el hardware.

Aunque todo este rendimiento adicional puede tener ciertos riesgos, para aquellos a los que les gusta exprimir al máximo el rendimiento, el entorno del overclocking puede agregar diversión y emoción a tu vida informática. Una vez que aprendas a ajustar la configuración de tus sistemas y ejecutar las pruebas de estabilidad necesarias, es posible que encuentres que el overclocking bien vale la pena el esfuerzo.

El overclocking es emocionante pero peligroso, ya que podrías dañar tu procesador. Considera tu sistema y tu presupuesto antes de hacer overclocking, y aprende sobre las herramientas adecuadas y la gestión del hardware para emprender un proyecto de este tipo.

El overclocking no transformará por completo el rendimiento de tu CPU. La principal razón para hacer overclocking es mejorar las aplicaciones que requieren mucha velocidad de procesamiento.

Nuestra tutorial paso a paso te acompaña en cómo hacer overclock a una CPU si quieres probarlo.

Consultas habituales sobre el overclocking de procesadores

¿Es seguro hacer overclocking a mi CPU?

El overclocking puede ser seguro si se hace de manera responsable y se toman las precauciones adecuadas. Sin embargo, siempre existe un riesgo de dañar el procesador si se realiza un overclocking extremo o se descuida la refrigeración adecuada. Es importante investigar y comprender los límites de tu CPU antes de intentar hacer overclocking.

¿Cuáles son los beneficios del overclocking?

El principal beneficio del overclocking es aumentar el rendimiento de tu CPU, lo que puede resultar en una mejora del rendimiento en juegos y aplicaciones que requieren mucho procesamiento. Sin embargo, los beneficios pueden ser marginales y dependen de varios factores, como la calidad del procesador y la refrigeración utilizada.

¿Cuáles son los riesgos del overclocking?

Los principales riesgos del overclocking incluyen el aumento de la temperatura del procesador, lo que puede llevar a un mayor desgaste de los componentes y posibles fallas del sistema. Además, el overclocking extremo puede dañar permanentemente el procesador y anular la garantía del fabricante.

¿Necesito hardware especial para hacer overclocking?

No necesariamente, pero un buen sistema de refrigeración es esencial para realizar un overclocking seguro y efectivo. Además, es recomendable tener una placa base y un procesador que admitan overclocking para obtener los mejores resultados.

¿Cómo puedo saber si mi CPU es adecuada para hacer overclocking?

La capacidad de hacer overclocking depende del modelo y la calidad del procesador. Algunos procesadores están diseñados específicamente para el overclocking y tienen características que los hacen más adecuados para ello. Es importante investigar y comprender las especificaciones de tu CPU antes de intentar hacer overclocking.

Tabla de comparación de CPUs para overclocking

Marca Modelo Velocidad de reloj base (GHz) Velocidad de reloj máxima (GHz) Factor de multiplicación desbloqueado
Intel Core i7-9700K 6 9
AMD Ryzen 7 3700X 6 4
Intel Core i9-9900K 6 0
AMD Ryzen 9 3900X 8 6

Esta tabla muestra algunos modelos populares de CPUs que admiten overclocking y sus especificaciones clave. Ten en cuenta que estos valores pueden variar según la generación y la versión específica del procesador.

Hacer overclocking a tu procesador puede ofrecer mejoras de rendimiento en ciertos casos, pero también conlleva riesgos y puede requerir tiempo y conocimientos técnicos. Antes de intentar hacer overclocking, investiga y comprende las especificaciones de tu CPU, así como las mejores prácticas para hacerlo de manera segura. Recuerda siempre seguir las recomendaciones del fabricante y tener en cuenta que el overclocking extremo puede dañar tu procesador y anular la garantía.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Overclocking de procesadores: riesgos, recompensas y consejos puedes visitar la categoría Informática.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información